Escrito del compañerx presx Claudio Valenzuela

8a

**Aportes para una discusión contra las cárceles**

He escrito mucho al respecto y me he propuesto que lo siguiente sea lo
más limpio, conciso y claro de mi parecer sobre las últimas reflexiones
y comentarios salidos de diversas individualidades y colectivos sobre
cuestiones de la cárcel, intentando aportar a la discusión desde mi
experiencia, que aunque breve, es parte de mi presente y cotidianidad.

La prisión me pegó de golpe, a pesar de lo que yo sabía y pensaba
respecto a ella en la teoría, la realidad carcelaria en un primer
momento me superó, a pesar de mis resistencias al orden que construyen
pacxs y presxs por igual, todo esto, motivado por mis desconicmientos
inseguridades y miedos.

Acá hay toda una estructura para marcar diferencias entre presxs. Para
esto hay “carretas”, “iglesias”, talleres, etc. Todo un cúmulo de cosas
que hace mover las piezas para seguir con lo que para ellxs es el
correcto funcionamiento de la cana, donde todo está bien asignado y
reglamentado. Algo así como el mundo del otro lado de la reja, pero,
sintetizado en módulos de 200 presxs aproximadamente donde se reproducen
muchas conductas que aborrezco y se viven con mayor intensidad que en la
calle debido a las condiciones que nos impone el encierro.

Llegar a “las iglesias” es a todas luces una contradicción para alguien
que es Anarquista y cuestiona el poder. Pero, por mi propia experiencia
y lo compartido con otrxs compañerxs, puedo decir que al contrario de lo
que algunxs pueden pensar, esto no necesariamente tiene que ver con un
renuncio de las ideas, sino con procesos y caminos en los cuales estamos
lidiando con nuestros propios temores como en diversas ocasiones,
incluyendo las acciones que nos hicieron llegar acá.

Reconozco, valoro y aprecio una enormidad las experiencias carcelarias
de otrxs compañerxs y sus pasos dignos y combativos por los suelos de la
cárcel. Aunque me parece que comparar a unxs presxs con otrxs olvidando
sus particularidades, contextos, causas, experiencias y todo lo que
conlleva llagar a la prisión, es hacer un análisis un tanto ideal de
todxs lxs presxs, pues si bien es cierto yo también pienso que la lucha
es el único camino, no puedo homologar cada caso ni pensar que hay
pautas o reglas para llegar a lo que han llegado otrxs. De hecho,
tampoco lo deseo pues cada caso y compañerx son diferentes y con sus
propias características y sus ritmos y conciencias van dando sus pasos
en la lucha.

**Con mis contradicciones en el devenir revolucionario**

Las contradicciones son propias de todo compañerx y es en el camino del
cuestionamiento y el sacarle filo a las ideas donde vamos superando y
así, según nuestros propios criterios, avanzando en lo que nos
proponemos.

Cuando se habla de la coherencia me pregunto ¿acaso sobreponerse a las
adversidades y levantarse de las caídas no es buscar la consecuencia en
las ideas y los actos? ¿o acaso la coherencia es un camino recto sin
imperfecciones ni trayectos para llegar a ella?

Pienso que cuando se habla de ser consecuentes, se debe hacer con mucho
cuidado pues constantemente somos nosotrxs mismxs lxs que cuestionamos y
participamos de practicas que no necesariamente se apegan a nuestros
discursos. Por ejemplo: ejercer dominación, explotar y someter a otras
especies, contribuir con empresas capitalistas y/o narcotráfico, incluso
trabajar asalariadamente. Y así un montón de cosas que podemos hacer y
que necesariamente definen lo que somos. Porque no somos seres acabadxs
en nuestras reflexiones sino sujetos en constante construcción. Desde
esa perspectiva me parece más acertado tensionar prácticas a otrxs desde
un rol activo y comprometido que uno cómodo, que más que aportar al
crecimiento y avance de la lucha tanto individual como colectiva, solo
aportilla y genera difamaciones en boca de personas que deben pensar que
“ya resolvieron todo lo que necesitaban” y por eso pueden pudrir al
resto.

Veo necesario agregar que una contradicción es algo que se puede
superar, pues tiene más que ver con nuestras propias voluntades y
avances. No así cuando se transgreden todas las complicidades con
situaciones como la traición, la delación, entregar compañerxs a la
policía…Según mi criterio, es allí donde ya no hay vuelta atrás y
cortar vínculos se hace necesario porque se desecharon todos los valores
que hacían de puente entre compañerxs debido a las consecuencias de la
deslealtad.

Con lo anterior no quiero decir que se deben justificar todas las cosas,
ni normalizar situaciones que vayan en desmedro de posiciones
antiautoritatias. Solo propongo que cuando hallan temas importantes se
traten con la seriedad que merecen y no con una liviandad que incluso
sustrae más que adiciona a las reflexiones y discusiones que se dan para
aportar a un “entorno de lucha” que busca el conflicto y destrucción de
toda forma de poder. Evitando caer en excusas para buscar
justificaciones para cada situación, pero sin pasar por alto
características de cada instancia, para hacer una crítica que en lo
concreto sea para avanzar y no estancarse.

Me hago cargo de mis decisiones, ya que entiendo que cada cual sabe y
debe cargar con su propio peso y que pienso que unx mismx es capaz  de
ver sus aciertos y errores para intentar multiplicarlos y remediarlos
respectivamente. Sin condenas, sin presiones, solo con la propia
voluntad y ganas de  mejorar y la de quienes se interesan en tensionar
permanentemente sus vidas desde el compañerismo y la complicidad.

Para cerrar quería decir que todas estas ideas son para intentar aportar
a la discusión desde la cárcel. Promoviendo la tensión y la superación
de nuestras contradicciones entre compañerxs, sin juicios de por medio.

Aprovecho de enviar un saludo lleno de cariño a quienes siguen dándole
vida a la lucha contra toda autoridad y por la liberación total en la
calle, individualidades, grupos y afines, editoriales, bibliotecas o
grupos de acción directa. Y un fuerte abrazo y harto aguante a todxs lxs
que permanecen encerradxs en las cárceles de los estados en el mundo.
Especialmente a Kevin, Joaquin, Ignacio, Hans, Nataly, Juan Flores,
Sergio, Nicolás, Fabian, Enrique, Tatito, María Paz, Javier, Natalia,
Tamara Sol, Freddy, Marcelo, Camila, Juan Aliste, Nikos Maziotis, prexs
de la CCF, y todxs quienes entregan su vida a la lucha por la liberación
total. A lxs que permanecen fugadxs, deseo que sus huellas se borren con
el mar y su andar silencioso.

¡Abajo la cárcel!

¡Prexs pa la calle!

La cana no es eterna.

Claudio Valenzuela
Santiago 1.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s