(Stgo.) Contra la persecución política y la censura a la libertad de expresión, sobre los recientes actos fascistas del estado-policial chileno y expulsión de nuestrxs compañerxs comunicadorxs internacionalistas.


“El grosero puede expansionarse libremente en toda su grosería, el violento golpear a su antojo, el cruel divertirse a sus anchas de martirizar. ¡Qué infierno vivir bajo el odio de un sargento instructor, de un carcelero, de un calabocero! Por la ley, los reglamentos, la tradición, la complacencia de sus superiores, el tirano es a la vez juez, testigo y verdugo. Saciando su cólera aparece siempre como fiel servidor de la infalible majestad de la justicia.” E. Reclus.

Expresamos nuestra solidaridad absoluta con lxs compañerxs recientemente expulsadxs del territorio dominado por el estado chileno, y denunciamos la persecución política, la censura de la libertad de expresión y la violencia estatal, antiguas y vigentes actitudes autoritaritarias de control social y político del “régimen democrático”.

Responsabilizamos al estado de Chile de los daños y perjuicios que padecen lxs compañerxs, siendo perseguidxs, detenidxs y criminalizadxs por las fuerzas de represión y exterminio, sabemos que éste plan reaccionario obedece a la continuidad de políticas fascistas del estado bajo gobiernos de Pinochet o Bachelet, y apuntan a prohibir la libertad de expresión y la participación política, siempre que esta sea contraria a los intereses sacrosantos de las clases dominantes que oprimen y explotan a los pueblos e individuxs en resistencia.

1- Lorenzo Spairani, compañero periodista italiano, fue becado por la Unión Europea para realizar una investigación académica, residiendo en Santiago desde octubre del 2016 y realizando registros audiovisuales de movilizaciones sociales y de la organización sindical Armetrase, perteneciente a trabajadores del Sename. Tras ser perseguido por la policía de investigaciones, el día 3 de febrero del 2017 fue irrumpido y detenido en su domicilio, siendo trasladado a un cuartel de la PDI sin ningún tipo de alegato ni un proceso judicial, luego al aeropuerto Arturo Merino Benítez y terminar siendo deportado a Italia con una orden de expulsión inmediata, firmada por el intendente de Santiago, Claudio Orrego, conjunto al ministerio del  Interior.

Lorenzo es acusado impunemente con el pretexto de “haber sido detectado en diversas actividades anti sistema, alterando el orden social del país y constituyendo de esta manera un peligro para el estado“. Esta orden de expulsión se valió del Decreto Ley 1904, artículo 15 de la ley de extranjería, creada en agosto de 1974, en plena dictadura militar pinochetista, el cual señala que no podrán ingresar al país quienes “propaguen o fomenten de palabra o por escrito o por cualquier otro medio, doctrinas que tiendan a destruir o alterar por la violencia, el orden social del país o su sistema de gobierno”, y para “los que estén sindicados o tengan reputación de ser agitadores o activistas de tales doctrinas y, en general, los que ejecuten hechos que las leyes chilenas califiquen de delito contra la seguridad exterior, la soberanía nacional, la seguridad interior o el orden público del país y los que realicen actos contrarios a los intereses de Chile o constituyan un peligro para el Estado”.

2- Michael, Carla y Eduardo, son 3 compañerxs peruanos miembros del Taller de Estudios Anarquista (TEA) de la Universidad Mayor de San Marcos, que fueron hostigadxs, detenidxs y expulsadxs en La Serena el día 25 de enero del 2017, quienes, entre otras actividades de formación histórica, iban a realizar un conversatorio dos días después en Santiago, en el marco de las Jornadas Internacionalistas “Derribando Fronteras”.

Desde su llegada a Arica, lxs compañerxs fueron perseguidxs por las policías chilenas hasta ser detenidxs en La Serena por portar bibliografía de crítica social, que según su decreto cae dentro de la categoría ‘literatura subversiva’, por lo que fueron trasladadxs por la PDI al norte, con la intención de asegurar su salida del país. Este trayecto lo realizaron en calidad de detenidxs; esposadxs e incomunicadxs.

3- Ibán Gartzia, es un activista solidario que había llegado desde el País Vasco en febrero del 2016, para conocer y participar en la lucha del pueblo mapuche, situándose en el Lof Mapu de Kvulche, Comuna de Lanco, Región de los Ríos. Durante su estadía con la familia en resistencia, Ibán formó parte de una red comunicacional que informaba la realidad de los abusos y las represiones hacia las comunidades mapuche, que se encuentran de pie contra las forestales que devastan la naturaleza y a favor de la recuperación de territorios.

Su colaboración con estas causas y el apoyo a lxs presxs políticxs del Walmapu, le costó una persecución política que no fue casual, sino que fue un claro golpe del estado para poder dispersar la solidaridad internacional y ocultar los verdaderos hechos capitalistas y represores en los territorios ancestrales altamente militarizados, que actualmente continúan en resistencia al poder que insiste en exterminarlxs así como lo hace con las tierras y las aguas que no tienen dueñx. El 23 de julio del 2016, Ibán se encontraba en clases de mapudungun cuando la PDI fue a buscarlo sin ningún motivo ni algún antecedente, para trasladarlo a Santiago y deportarlo sin previo derecho a defenderse hacia el País Vasco.

Los casos ennumerados sólo son algunos de los más recientes, y como vemos abordan contextos distintos, y en el marco de la represión generalizada estas expulsiones y persecución política contra compañerxs internacionalistas son un golpe más de la violencia policial. El “nerviosismo” de los aparatos represivos y el gobierno por la difusión y contrainformación de los conflictos que viven lxs oprimidxs en este y todo territorio donde se practique la infamia del poder, sólo demuestra su desesperación por silenciar el exterminio y torturas que cometen.

Denunciamos la censura a la libertad de expresión, ya que la contra-información es la acción de informar la realidad, de convocarnos a las iniciativas de resistencia, es la ruptura autónoma contra la mentalidad de obediencia que imponen los medios hegemónicos de desinformación masiva como El Mercurio, Canal 13, TVN, Chilevisión y toda una serie de grupos reaccionarios serviles al poder, propiedades de los empresarios que manejan a su antojo las riendas del poder gubernamental.

Hacemos expreso llamado a la solidaridad y lucha contra estos ataques a nuestras libertades (inclusive son irregulares dentro del marco constitucional que ostentan los demócratas), afirmamos que ante la reacción de los funcionarios fascistas comandados por Bachelet, se fortalezcan nuestros principios fundamentales de generosidad, amistad y solidaridad entre compañerxs, en gestos de negación de la dominación estatal-capitalista y la mentalidad racista y xenófoba que se reproduce en la sociedad.

Sin estado, ni fronteras, solidaridad y acción contra la represión!

 

1

Declaración de Nikos Maziotis, sobre el ataque armado de Lucha Revolucionaria contra la policía antidisturbios en Exarchia (Grecia).

chile

El ataque armado de la Lucha Revolucionaria contra la policía antidisturbios en Exarchia fue una de las acciones más importantes de la organización. Fue una acción política y social legítima en represalia por el asesinato de Alexandros Grigoropoulos de 16 años de edad, por los policías Korkoneas y Saralioti, que tuvo lugar el 6 de diciembre de 2008. Este asesinato fue el resultado de la intensificación de la violencia policial en los últimos años, y se desarrolló bajo condiciones de intensas reformas neoliberales y la “guerra contra el terrorismo” en el mismo período.

En particular, este desarrollo adquirió dimensiones mayores en la primavera del 2007, cuando existieron enfrentamientos violentos y ataques en el centro de Atenas de estudiantes, jóvenes y anarquistas contra escuadrones de la policía antidisturbios, las protestas eran en contra del proyecto de ley del Ministerio de Educación para promover la privatización de la educación.

El entonces ministro de Orden Público, Byron Polidoras, al asumir el cargo de manera veraz, se refirió a la policía como “pretorianos”, y cuando después de estos disturbios siguieron ataques anarquistas a las comisarías de Exarchia y Papagos, declaró que “la policía tiene nervios constantes”, por lo que pueden sacar con seguridad sus armas. Esencialmente, con esto más o menos dio la luz verde de abrir fuego contra manifestantes desarmados, jóvenes y anarquistas. Al mismo tiempo había un clima promovido por el Estado y el Ministerio de Orden Público, con declaraciones de este mismo ministro y también de la unión policial, promoviendo la limpieza de lxs anarquistas de Exarchia, hablando de la reclamación de Exarchia para el estado. Ahora existe un debate y contra-debate similar entre el gobierno de Syriza y el principal partido de oposición Nueva Democracia.

La Lucha Revolucionaria había advertido en abril de 2007, cuando bombardearon la segunda comisaría de Nea Ionia en Perissos, que la intensificación de la violencia policial resultaría en muertes por fuego policial y que en ese caso responderíamos de la misma manera. De hecho, esta intensificación de la violencia policial se produjo un año y medio después, cuando una patrulla policial terminó en una escaramuza con algunxs jóvenes en la calle Messologi en Exarchia y terminó con el asesinato del joven Grigoropoulos por los”valientes” Korkoneas y Saralioti.

La Lucha Revolucionaria (consistente con la advertencia dada cuando atacamos la citada comisaría) procedió con ataques contra la policía antidisturbios, inicialmente en Kokkinopoulou en Zografou, como un ensayo general, y luego en Exarchia el 5 de enero de 2009, en la intersección de Kountouriotis y Zaimi, donde había guardia conformada por tres policías antidisturbios. Esta operación, aparte de los resultados tangibles, con un policía antidisturbios gravemente herido, cuya vida fue salvada por suerte, con sus dos colegas buscando salvar sus propias vidas, y los otros policías que no están dispuestos ni a ayudarlxs, ni a perseguir a lxs miembrxs de Lucha Revolucionaria, lo que tiene un significado político más amplio.

El significado político de esta acción no se limitó sólo a una acción de represalia por tal asesinato, sino que fue una mucha mayor. (Como el estallido de la crisis financiera global que comenzó en los Estados Unidos en el 2007 con el estallido de las burbujas de los préstamos subprime y que se globalizó con el colapso de Leaman Brothers en septiembre del 2008) Y dada a la precaria situación de la economía griega debido a su alta deuda, predijo un período de turbulencia, un período de desestabilización estructural, ya que el país estaba entrando en el vórtice de la crisis a partir del 2009 y puesto que el gobierno se vería forzado a tomar medidas que causen la deslegitimación social del sistema. Efectivamente, la Lucha Revolucionaria predijo en 2009 la época de los memorandos y las políticas de austeridad, con que las directivas del FMI impondrían al país.

En estos tiempos, cuando el sistema está en crisis, crisis-económica, crisis del sistema político de la democracia representativa, crisis de confianza y legitimidad ante la mayoría de la sociedad- este período abre, a nuestro juicio, una oportunidad para intentar una ruptura con el sistema financiero y político, hacer un intento revolucionario para hacer una fuerte fuerza política organizada revolucionaria, un movimiento revolucionario que utilizaría la lucha armada para derrocar el capital y el Estado.

El levantamiento de diciembre del 2008, el mayor levantamiento juvenil de la historia griega moderna (y tal vez en Europa en los últimos años), fue una respuesta al asesinato de Grigoropoulos y avergonzó al régimen hasta el punto de considerar la posibilidad de declarar la ley marcial. Esto demostró las condiciones explosivas de rabia que subyacen en la sociedad griega en el momento en que el régimen se enfrentó inicialmente a la crisis que un movimiento revolucionario podría explotar para derrocar al régimen.

Antes del asesinato de Grigoropoulos por los policías Korkoneas y Saralioti, la Lucha Revolucionaria había diseñado acciones estratégicas para golpear estructuras, mecanismos o personas del sistema económico y político responsables de la crisis y su gestión. En el otoño del 2008 ya habíamos decidido golpear a la bolsa de Atenas con una gran carga de explosivos, pero después del asesinato de Grigoropoulos la organización decidió posponer esta campaña de acciones y atacar a las fuerzas de represión.

La Lucha Revolucionaria, en el comunicado que reclamaba la responsabilidad de los ataques armados contra la policía antidisturbios, declaró claramente que un intento de derrocar al régimen en crisis incluye necesariamente la lucha armada, necesaria para eliminar las fuerzas de seguridad del régimen.

El ataque de la organización a los tres policías antidisturbios el 5 de enero del 2009, que resultó en graves lesiones a uno de ellos, y la reacción de inercia de los otros dos y del resto de la escuadra colocados a unos pasos más abajo en Bouboulinas Street, mostró que algunos combatientes, formalmente desentrenados, con su voluntad y determinación pueden neutralizar y hacer que estos pretorianos del régimen, la policía, no puedan reaccionar. Sería una lección política útil si se formara un movimiento revolucionario en el futuro inmediato, que utilizaría la acción armada para socavar y derrocar al régimen en general.

Imagínense, por ejemplo, lo que habría sucedido si al menos una parte de los miles de personas que en repetidas ocasiones trataron de asaltar el parlamento en el período de los votos de memorando, en mayo del 2010 o en febrero del 2012, hubiesen poseído armas.

En este caso, ninguna fuerza policial, ni la fuerza de la policía antidisturbios, ni la EKAM habrían sido capaces de detener a un pueblo armado decidido a apoderarse del parlamento, esa guarida de lxs ejecutorxs políticos del pueblo, de los que son instrumentos y sirvientes de lxs usurerxs extranjerxs y locales, los bancos, las multinacionales, los mecanismos del capitalismo internacional, todxs lxs responsables de la implementación de programas de austeridad que han llevado a la pobreza generalizada, la miseria y miles de muertes.

Lucha Revolucionaria abogó con este ataque por una Comuna armenia ateniense siguiendo el ejemplo de la Comuna de París de 1871, la primera revolución armada proletaria. Esto es realmente el gran significado político de este ataque. Que sólo por una revolución se libera a la sociedad, al pueblo, a lxs trabajadorxs de los grilletes del capital y del Estado, y que el uso de la lucha armada es esencial y necesario para derrotar a las fuerzas de seguridad que protegen al Estado y a lxs capitalistas. El ataque del 5 de enero del 2009 fue una pequeña confirmación de esta posición y, como Lucha Revolucionaria, les dejamos este legado político a la sociedad.

FUENTE: 325

TRADUCCIÓN: INSTINTO SALVAJE